Autor Tema: Composicion en fotografía  (Leído 5402 veces)

Desconectado chuchi

  • Moderadores
  • ******
  • Mensajes: 4892
  • Salud y Rock and Roll
    • http://www.foto13.com
Composicion en fotografía
« en: 31 de Mayo de 2007, 10:43:49 pm »
La fotografía no solo es técnica, hay que cuidar también su aspecto artístico. Es fundamental tener en cuenta la composición para mejorar la calidad y darle fuerza a la imagen.

 

Aunque algunas fotografías tomadas al azar resulten con una composición impecable, lo normal es que una buena composición haya tenido un periodo de meditación y análisis.

 

Las siguientes reglas, no son unas normas severas que hay que cumplir siempre, muchas veces, cuando se consiguen mejores resultados, es cuando las rompemos, pero para ello hay que conocerlas. Estas reglas no son solo para la fotografía, ya en el siglo III antes de cristo, las usaban los Griegos en pintura, escultura y arquitectura, mas tarde, en el renacimiento, también se usaron (siglos XV y XVI.)Y si nos fijamos en la televisión, cine, etc, veremos como también están presentes.

 

 

La regla de los tercios
 

La mas conocida es la llamada “Regla de los tercios”, que consiste en dividir la imagen, con líneas ficticias en tres partes iguales, tanto verticalmente, como horizontalmente y los puntos donde se cruzan estas, se llaman puntos de interés. Es sobre estos puntos y líneas, donde debemos situar nuestro tema principal, para que la vista se fije mas en ellos, no es necesario usar todas las líneas ni puntos.

 

Dependiendo si la toma es vertical u horizontal tienen mas fuerza unos puntos sobre otros. En una toma vertical el que más destaca es el superior derecho y en una horizontal el inferior derecho, esto es debido a que nuestra vista entra a ver las imágenes por la izquierda, seguramente porque cuando leemos textos empezamos también por la izquierda.

 







 



 

Si queremos usar dos elementos en una imagen, lo mejor es ponerlos en puntos opuestos, formando una diagonal entre ellos.

 

 

De esta regla se desprende la conocida norma en fotografía de paisajes, de no situar nunca el horizonte en el centro del fotograma.

 

Según donde coloquemos el horizonte conseguimos unas cosas u otras. Si lo situamos en el tercio superior, le damos más protagonismo a la tierra que al cielo, dando más sensación de profundidad, debido a la diferencia de tamaño de los objetos. Por lo tanto tenemos que procurar que el paisaje sea variado. Si lo situamos en el tercio inferior, se consigue sensación de espacio, en este caso el tema de la fotografía serán las nubes, por lo tanto tiene que ser un cielo bonito, ya que un cielo azul ocupando dos tercios de la foto, es un poco monótono.

 

 

Composición simétrica

 

El horizonte en el centro rompe la regla de los tercios, pero también tiene su encanto, si se sabe cuando hacerlo, una imagen cortada por la mitad, por el horizonte hace que tengan el mismo predominio visual las dos partes. Usado con reflejos simétricos, hace que nuestra fotografía tenga equilibrio e impacto visual.

 

Aparte del paisaje, muchas cosas que fotografiamos tienen simetrías, personas, animales, objetos. Una composición simétrica es solemne, formal y fría.

 



 

Existen dos tipos de simetrías:

 

La rígida, que como su nombre indica a ambos lados del eje de simetría se encuentra exactamente lo mismo.

 

Y la variable, que es mas elástica, puede haber un cambio en las posiciones o actitudes de las figuras.

 

 

Composición con líneas

 

Las líneas pueden estar presentes en la imagen o ser imaginarias uniendo elementos dentro de esta. Estas deben ser ordenadas, que no se crucen, que confluyan en alguno de los puntos fuertes o que guíen la mirada hacia el tema principal. Las líneas largas convergentes atraen la mirada hacia el punto de convergencia.

 

Las líneas pueden ser rectas o curvas. Las curvas transmiten más dinamismo y plasticidad. Una repetición de curvas causan un efecto armonioso y tranquilizador, pero para impactar mas conviene contrastarlas con líneas rectas.

 

Las líneas rectas, dependiendo de su orientación, transmiten una u otra cosa, vamos a verlo:

 

Líneas diagonales: dan la sensación de estar cayendo o a punto de hacerlo, por ello trasmiten dinamismo y tensión.

 



 

Líneas horizontales y verticales: dan sensación de orden formalidad y estabilidad. Las horizontales transmiten más tranquilidad, calma, espacio y las verticales alturas grandiosidad.

 



 

 

El ritmo

 

El ritmo se obtiene repitiendo líneas, formas, volúmenes, tonos o colores, una imagen rítmica puede ser por ejemplo un tablero de ajedrez, campos de dunas, fincas cultivadas, etc. Una imagen totalmente rítmica, puede ser el motivo de la foto por si sola, aunque también puede quedar un poco pobre, si ponemos algún objeto (si es en uno de los puntos fuertes mejor) discordante conseguiremos romper el ritmo y darle mas fuerza a la imagen.

 

Las imágenes rítmicas que más impacto son las que ocupan toda la imagen, dándonos a entender que sigue más allá de esta.

 

El ritmo puede ser regular, cuando esta geométricamente ordenados, como por ejemplo un panal de miel, o irregular como un montón de tomates.

 

 

El centro de interés

 

Cuando vamos a fotografiar algo que nos parece interesante, lo primero que debemos preguntarnos, es que ha sido lo que nos ha llamado la atención, para tratarlo como protagonista de nuestra imagen y componerla basándonos en él.

 

El centro de interés no tiene que ser un objeto, persona, etc. Pueden ser formas de un conjunto de objetos, etc.

 

Si en una escena hay varios motivos con la misma fuerza que el principal, estos compiten entre sí, generando confusión en el observador, a no ser que sean simétricos.

 

Como ya hemos dicho para que destaque el objeto, lo mejor es ponerlo ajustándose a la regla de los tercios.

 

Otro aspecto a tener en cuenta es el fondo, nuestro tema debe destacar sobre él, bien con tonos opuestos, bien con la iluminación, bien desenfocándolo si esta alejado.

 

También debemos procurar que el tema principal llene el encuadre, que no quede demasiado pequeño en la imagen, ya que una fotografía donde la mayoría de ella es fondo, da la sensación de vacío, siempre y cuando no sea esto lo que queramos expresar, una persona en una fotografía dejando mucho espacio a su alrededor da la sensación de soledad.

 


 






 
 
 

 

El ángulo de la toma, la Perspectiva

 

Si fotografiamos siempre de frente al motivo, nuestras fotografías carecerán de distorsiones y mostraran de forma clara y descriptiva al sujeto, pero,  serán todas iguales y nuestra colección parecerá un catalogo.

 

Para conseguir encuadres originales, debemos buscar distintos puntos de vista, pero teniendo cuidado, pues si por ejemplo, fotografiamos personas podemos distorsionar partes de su cuerpo, que hacen que exageren sus tamaños, sobretodo si usamos grandes angulares. Si fotografiamos desde arriba, exageraremos su cabeza, si fotografiamos desde abajo (desde el suelo) aparte de la distorsión, destacaran demasiado la mandíbula y los agujeros de la nariz.

 

Para retratos, la mejor perspectiva, la formal, seria: Si la toma es de busto, disparar a la altura de los ojos, si es un niño o esta sentado el modelo, agacharnos

Si la toma es de medio cuerpo: nos pondremos a la altura de su busto

Si la toma es de cuerpo entero: desde la cintura.

 

Si evitamos usar el gran angular, las fotos carecerán de deformaciones por causa de la perspectiva.

 

Para los objetos, el jugar con las perspectivas, deformando los tamaños y proporciones, puede dar buenos resultados, imaginaros una seta en primer plano con un gran angular y los árboles al fondo más pequeños que esta. Las vías del tren, fotografiadas desde el suelo, que se juntan en el horizonte, un edificio desde su base, etc...

 

 

Las formas 

 

Las formas pueden ser el tema principal de una fotografía, imaginaros un objeto a contraluz en un amanecer. Solo con su silueta lo reconoceríamos.

 

Para que una silueta destaque debemos, eliminar al máximo sus detalles, como con el contraluz, utilizar un fondo homogéneo y contrastado que destaque sobre esta, o un fondo rítmico.

 

 

La textura

 

Las cámaras ven en dos dimensiones, al contrario que nuestros ojos. Para darle volumen a una escena e intentar dar la sensación de tridimensional debemos añadir texturas.

 

Por textura se entiende la capa superficial de un material. Las texturas pueden ser lisas o rugosas, siendo estas últimas las que tienen más interés.

 

Resaltando las texturas de los objetos, estimulamos el sentido del tacto y adquiere tridimensionalidad.

 

El factor que más hace resaltar la textura es sin duda la iluminación, una luz frontal y suave, la oculta, sin embargo si es dura y rasante, la potencia, al resaltar más las sombras.

 

 

Profundidad
 

La fotografía es una imagen en dos dimensiones, por lo tanto en interesante conseguir representar la tercera con pequeños detalles.

 

La  manera de conseguirlo es usando la perspectiva, el enfoque selectivo, o situando objetos en primer plano, si situamos algún objeto en primer plano, hay que procurar que este enfocado y que llame demasiado la atención, para no despistarnos del tema principal.

 

 

Horizontal o vertical

 

La orientación de la foto viene dado por los elementos que lleven esta, si estamos fotografiando un paisaje, el formato mas recomendado es el apaisado u horizontal, y si estamos sacando un retrato, el vertical o de retrato, esto funciona para la mayoría de las fotos, pero no todas tiene que ir así.  Si queremos llenar el encuadre lo mejor es adoptar el formato del sujeto principal, así si estamos fotografiando una torre debemos elegir el vertical, a no ser que la queramos mostrar en su entorno, entonces es mejor el horizontal descentrándola y llevándola a uno de los puntos de interés. Si se tiene dudas, lo mejor es echar las dos y luego elegir.

 

 

Ley de la Mirada
 

Al fotografiar personas, animales u objetos, hay que dejar mas espacio en su parte frontal, es decir, hay que dejarle más espacio donde mirar.

 

De la misma manera, si fotografiamos objetos en movimiento, hay que hacerlo entrando en la foto, no saliendo, a no ser que captemos estelas en fotos lentas, el saltar de la tierra en rallys, u otra situación semejante.

 

 

El horizonte

 

Aparate, de la regla de los tercios, al fotografiar horizontes, hay que procurar que estos no estén inclinados, que estén paralelos al lado superior o inferior de nuestra fotografía pues produce una sensación de falta de equilibrio.

 

 
Clave alta,  clave baja
 

Se entiende por fotografía en clave alta, aquella que usa solo los tonos blancos de la escala, las fotografías tomadas en clave alta sugieren frescura, inocencia, libertad, etc.

 

La clave alta es la contraria, usa los tonos oscuros y sugiere misterio, drama, obsesión, etc.

 

En ambos casos, son imágenes con poco contraste.

 

 

Componer con sombras
 

Las sombras son muy interesantes en la fotografía ya que pueden ser tema principal por si solas o para darle a nuestra imagen la sensación de una tercera dimensión.

 

Las sombras en las fotografías se ven mucho más oscuras que en la vida real ya que el rango dinámico del ojo es mayor que el de nuestras cámaras, en el lugar donde echamos la fotografía podemos ver detalles en las sombras y luego cuando miramos en nuestra cámara o en casa, solo se ve negro.

 

Cuanto más bajo esta el sol, mas alargadas y bellas son las sombras, una sombra al medio día, no define ninguna forma.

 

 

Los colores
 

Cada color tiene unas cualidades distintas y no hacen reaccionar de una manera u otra, siempre se ha oído que hay colores relajantes y colores estresantes.

 

El rojo, por ejemplo, es un color cálido, da mucha vida a las fotografías, un poco de rojo, llama poderosamente la atención. El azul es un color frío y relajante, asociado a la serenidad y estabilidad. El amarillo da sensación de alegría y optimismo, al igual que el rojo, siempre destaca en una fotografía. El verde es de los más relajantes, las sensaciones que da es de esperanza, paz, estabilidad.

 

 A la hora de componer con colores, se puede hacer con colores semejantes o con colores contrarios, los colores semejantes evocan calma, serenidad y los colores contrarios, hacen que destaquen. Para saber cuales son los colores semejantes y contrarios nos valemos del círculo cromático.

 



 

 

Los colores primarios: rojo, azul y amarillo;  los secundarios: verde, violeta y naranja; y los terciarios: rojo violáceo, rojo anaranjado, amarillo anaranjado, amarillo verdoso, azul verdoso y azul violáceo.

 

www.foto13.com

 



condiciones de registro y uso de los foros | Privacidad
el contenido de la web se rige bajo licencia
Creative Commons License