Daboweb

Penitencia y perdón.

Publicado por Dabo on enero 18, 2005
Cibercultura

Continuación del relato Mis pecados, por Midomar3D. Si leiste el relato anterior, necesitas conocer el desenlace…


Penitencia y perdón, por Midomar3D

Como cada mañana, llegue a mi despacho sobre las 7:30 AM, y tras recoger el correo de la mesa de mi secretaria le pedí que me sirviera una taza de café
bien cargado. Entre el correo se encontraba el paquete mensual que recibía
desde nuestra embajada en España (un país pequeño del sur de Europa y aliado nuestro), en él se encontraba como de costumbre las 20 cajetillas de Ducados (tabaco de fabricación exclusivo de aquel país), que desde que me fue ofrecido por el representante español en una de las reuniones anuales de I+D entre agencias de países de la NATO, me hice adicto a él, y hacia que mensualmente me enviaran una remesa.

Encendí mi primer cigarro del día y mientras observaba el correo vi sobre
mi mesa el periódico de la mañana en el que en primera pagina y en grandes titulares, hacían mención al sexto aniversario de la ocupación de Irak y resaltaban el carácter humanitario que nuestro país estaba realizando a favor del pueblo iraquí.

Estaba claro que nuestra misión de control de la información estaba funcionando, pues en ningún medio de información aparecían los datos de las bajas que estábamos sufriendo a causa de la resistencia iraquí que había elevado a más de 50.000 los muertos entre nuestro ejército y el de nuestros aliados. Internamente se trataban como atentados terroristas, pero en ningún caso se reconocía a los terroristas como familiares de las victimas civiles que habíamos provocado en los primeros días de guerra y de lo que se trataba realmente era de simple venganza.

Recordé en ese momento la cantidad de favores que tuve que pedir para conseguir después de recibir la carta de mi amigo, que se recuperará su cuerpo, y tras la información recabada entre los prisioneros de la agencia de seguridad iraquí, conseguí que a los 6 meses de su desaparición, recuperar el cuerpo en una fosa común y se le pudiera dar sepultura en su ciudad natal, y que su viuda e hijos se pudieran despedir de él como era debido. Por mi parte creí que mi responsabilidad con la familia de mi amigo y su bienestar debía de ser una prioridad y tome la decisión de convertirme en su albacea, sobre todo con el
mayor de sus tres hijos Brian que fue el que sufrió más la perdida de su padre.

Desde el principio hice que se interesara en la informática y conseguí enseñarle todo lo que yo sabía, y no me decepciono, el chico tomo esto como un reto personal y aparte de hacerle llevar mejor la ausencia de su progenitor, en poco tiempo consiguió adquirir un nivel muy superior al de cualquier chico de su edad. Hoy en día y después de terminar su doctorado en matemáticas y con mi ayuda, esta trabajando para el pentágono y su esfuerzo y poder de superación le
han llevado a ser uno de los analistas con más poder de decisión del gabinete de defensa, directamente encargado de aconsejar al mismísimo presidente. Estoy muy orgulloso de él.

Sin darme cuenta había trascurrido el tiempo y el sonido de mi interfono me devolvió a la realidad, me avisaban que los jefes de departamento me estaban esperando para la reunión que diariamente mantenía con ellos. De inmediato
me presente allí, y al entrar pude comprobar las caras de impotencia que tenían algunos, sobretodo el del departamento de control de redes y el de persecución de delitos informáticos.

Desde el principio, la reunión fue casi monotemática pues se habían detectado movimientos más que sospechosos en la red para intentar anular nuestros filtros de control con respecto a lo que sucedía a diario en Irak, me informaron que los primeros ataques se habían conseguido neutralizar pero que mucho se temían
que eran simples pruebas para comprobar el atacante el nivel de las personas a las que se enfrentaban. También me informaron que lo único que habían podido averiguar era la firma del atacante “KF”, que era americano y que actuaba desde la propia capital del país.
Pensaban que muy pronto se produciría el ataque definitivo y que posiblemente este no lo podrían parar.

Después de animarlos y de ordenar la cancelación de descansos, reorganice los grupos de trabajo para trasladar personal de otros departamentos al de control de redes, también después de pedir autorización al director de la agencia, ordene el cambio de nivel de seguridad de normal a máximo, por lo que nuestra sección en la agencia tomaba el control de operaciones y se traspasaban recursos desde las misiones de nivel bajo y medio al de esta operación, se congelaban las operaciones de seguimiento y a los agentes de campo sin misión se les requerían
para que se pusieran a disposición de mi grupo. Todo parecía controlado, pero la tensión era visible y mucho me temía que el día se alargaría más allá de lo que
estábamos acostumbrados, pero tenía la certeza de que todo se resolvería adecuadamente pues contaba con lo mejor de lo mejor.

Ya en mi despacho, todo era una ir y venir de datos, las ordenes judiciales no eran requeridas para no ralentizar el trabajo (ya nos encargaríamos después de ese tema), y la prioridad era la captura del personaje que había puesto en jaque a la agencia. Los progresos eran lentos y cada vez que dábamos un paso hacia delante nos encontrábamos con un callejón sin salida que nos retrasaba dos pasos. El que estuviera de tras de esto, había hecho sus deberes pues estaba
utilizando métodos nuevos en los que nosotros ni siquiera habíamos pensado, pero estábamos acostumbrados y aprendíamos con rapidez.

El día se estaba haciendo interminable y aunque habíamos hecho avances, todo hacia pensar que aún nos faltaba mucho. Por mi parte conseguí averiguar que posiblemente la persona que estaba detrás de esto, lo hacia desde el interior de alguna de las administraciones del gobierno pues tenia resuelto los problemas de cifrado de protocolos internos y las claves de acceso a los niveles de seguridad. Después de comer algo ligero (sándwich de ternera), recibí un correo electrónico Brian, para charlar esa noche y tomarnos unas copas y de paso presentarme a una chica que había conocido. Esto me alegro el día y
aunque le respondí que quizás no podría acudir, le indique que mantuviera su móvil activado para hablar con él por si todo se resolvía pronto.

Eran ya las 7 de la tarde y hasta mi llego la noticia de que un canal de televisión independiente del estado de Nuevo Méjico, había abierto su informativo con las noticias que tanto nos habíamos esforzado en controlar, el desastre estaba servido, muchas cabezas rodarían y la mía sería una de ellas. Tenían pelos y señales de todo lo ocurrido desde que todo comenzó hasta el día
de hoy, las primeras reacciones no se hicieron esperar y varios congresistas de la oposición reclamaban una explicación personal del presidente e indicaban que si estos hechos se hubieran conocido a tiempo su reelección no se hubiera producido, solo era el comienzo del fin y mi penitencia estaba servida.

Nos habían vencido y después de anular todas las ordenes de la mañana
y de regresar a un estado de normalidad, recogí mis cosas y me marche a casa.

Era ya tarde cuando entre en mi domicilio, mi familia estaba ya durmiendo y mientras me serví una copa, me dirigí a mi ordenador personal para abrir mi correo electrónico. Entre los correos que tenia acumulados de amigos,
parientes, empresas publicitarias, etc., en último lugar estaba uno enviado una hora antes por Brian, esto me hizo recordar que no le había llamado y sentí como si le hubiera fallado. Me olvide del resto y lo abrí:

Ya se que estas muy ocupado, pero tenia interés en que habláramos, ya que hace unos meses llegó a mis manos por error un documento destinado a otro departamento en el que se hablaba de la posibilidad de volver a necesitar la ayuda de la agencia por el buen trabajo realizado en Irak, daban datos que me hizo tener muchas dudas con respecto a la muerte de mi padre.

Desde entonces y a titulo personal, he ido descubriendo cosas que creo que estoy en la obligación de hacer llegar al resto de ciudadanos, y en especial, a los familiares de aquellos que murieron por su país y que aun están luchando por que se les reconozca adecuadamente, y que sus viudas e hijos sean correctamente recompensados.

Este fue mi objetivo y hoy por fin lo he conseguido, pero la reunión a la que quería que asistieras, era porque la chica que he conocido es de origen iraqui, y lo que son las casualidades de la vida, es hija del agente iraqui enlace de mi padre y fue ella la que te hizo llegar la carta que él te escribió. Hablando con ella conforme nos conocíamos, me ha hecho ver todo lo que mi padre te apreciaba,
y al final de todo, he llegado a la conclusión de que tu y tus actos no tuvieron nada que ver con su muerte, él quería a su país y sabia a lo que se arriesgaba y creo que de haberlo sabido hubieras intentado retrasar tu trabajo para que mi padre se hubiera salvado.

Por esto y por lo que espero del futuro junto a ella, solo quería decirte que te perdono y que si te sientes en la obligación de denunciarme lo entenderé, y lo más importante es, que espero no haberte defraudado.

KF

Midomar3D

Tags: ,

¿Quieres comentar algo sobre este post? Puedes hacerlo en nuestro foro de noticias.

Puedes seguir nuestras actualizaciones vía RSS, en Facebook y también desde Twitter.