Daboweb

Tecnología punta.

Publicado por Dabo on enero 18, 2005
Cibercultura

Un relato de Antonio de la Flor…


Tecnología punta, por Antonio de la Flor

El comandante de la nave se dirigió a los
cuatro delegados de los pasajeros:

-Tenemos un problema técnico, el ordenador de rejuvenecimiento
no funciona

– Pero… -dijo 722.514 (los delincuentes en el 2.072 no tenían
derecho a nick, sólo a un número)- ¡Tienen que solucionarlo!
¡Entonces no podremos rejuvenecer antes de volver a la Tierra y
con el envejecimiento extra del viaje espacial MORIREMOS antes de volver!

– Lo siento mucho –dijo el comandante, que tenía el nick
de Windows Space, pues era un nostálgico- Ese ordenador es demasiado
antiguo y no sabemos repararlo, imagínense no funciona por el pensamiento,
sino que hay que darle las órdenes de palabra.

– Quizás nosotros podamos ayudar – dijo 62.187, todavía
muy atractiva a pesar de sus más de 80 años – Recuerde
que nosotros nos dedicábamos a la ayuda informática en Internet
antes que Vd. naciera

– Recuerde Vd.que fueron legalmente condenados por ello, debido a los
muchos desmanes y estropicios que cometeron en sus foros y webs de “ayuda”
-esta palabra la dijo en tono sarcástico- y es precisamente por
eso que han tenido que esperar hasta tan avanzada edad para ser rejuvenecidos,
y den gracias que el Gran Ordenador es todomisericordioso y se lo ha permitido
finalmente.

El Gran Ordenador era el ordenador central que en el 2.072 controlaba
TODO en la Tierra. Se hizo con el control del mundo después del
ataque del hacker “The HAwk” en el 2.010 que desmanteló
la ICD, de la que ahora sólo se hablaba en los libros de historia.

– Abuelo –dijo, La ma guapa der xat, nick muy común entre
los niños de ocho años- es como el cuento de los tres informáticos
y el hacker…

– Ma guapa, déjanos hablar a los mayores, cielo – dijo 296.123,
su bisabuelo.

La niña iba en la nave espacial para sobreescribir los detalles
de su estructura celular joven en los pasajeros, cosa que no podía
hacerse en el campo gravitatorio de un planeta.

Se produjo una acalorada discusión entre los cuatro delegados de
los pasajeros (todos ellos habían sido condenados a no usar ordenadores
por sus abusos prestando ayuda en la red) y el comandante. Después
de mucho hablar, el comandante cedió a dejarles intentar arreglar
el ordenador, no sin antes hacerles jurar que no revelarían que
lo había hecho.

– Se lo permito –dijo Windows Space- porque sus vidas están
en juego, y cuando toda la población de la Tierra tiene la inmortalidad
asegurada con los rejuvenecimientos sería un cargo de conciencia
para mi no darles una oportunidad a ustedes.

Los cuatro “ayudadores”,
como se les conocía en los libros de historia, entraron en la sala
y empezaron a aplicar sus ya atrofiadas y caducas prácticas en
el ordenador de rejuvenecimiento.

722.514 intento cambiar la configuración de mil maneras, pero la
configuración era totalmente automática y no hubo forma
de hacerlo.

296.123 abrió la carcasa del ordenador para examinarlo por dentro
pero le fue totalmente imposible cambiar nada en tan impresionante tecnología

– Muy misericordioso el gran ordenador, a los “delincuentes”
nos envía con tecnología de veinte años de antigüedad,
que los técnicos de la nave no saben reparar. – dijo, cuando
no lo oía el comandante

– Hace no veinte, sino cuarenta años que nadie repara ordenadores
por lo menos como lo entendíamos nosotros – le contestó
38.054- somos viejas glorias y no sé cómo vamos a encajar
en este mundo si al final nos rejuvenecen.

A continuación 38.054 intento reiniciar el sistema, desinstalar
componentes y hasta formatear el ordenador: nada de esto se podía
hacer ya con estos ordenadores.

Por último 62.187 buscó información en la “copia”
de los internets antiguos que guardaban COMPLETA los demás ordenadores
de a bordo en un disco ridículamente pequeño. No encontró
nada útil.

Finalmente, después de varios días de intentos infructuosos
Windows Space se dirigió a ellos:

– Debemos volver a la Tierra ya- Dijo.- No tenemos combustible para permanecer
más tiempo en el espacio: les voy a dejar un último intento
mientras iniciamos las maniobras de regreso.

Cabizbajos y caricontecidos volvieron a la sala del ordenador de rejuvenecimiento
junto al comandante. Les acompañaba Ma Guapa.

Se quedaron allí mirando en silencio como se mostraba el holograma
tridimensional en el ordenador que decía “La operación
de rejuvenecimiento no es posible”. Habían fracasado en la
reparación más importante de sus vidas.

De repente Ma guapa se soltó de la mano de su abuelo, y corrió
al ordenador, a la parte de abajo de él, cogió uno de los
cuatro enchufes que había allí, que estaba desconectado
a la vista de todos y lo enchufó.

El ordenador cambió el mensaje rápidamente “La operación
de rejuvenecimiento es posible”

Los ayudadores estaban atónitos.

– Te lo dije abuelo –dijo la niña- es como en los cuentos
que cuentan en la escuela…

Antonio de la Flor

Tags: ,

¿Quieres comentar algo sobre este post? Puedes hacerlo en nuestro foro de noticias.

Puedes seguir nuestras actualizaciones vía RSS, en Facebook y también desde Twitter.